Puntualidad:
Es recomendable, llegar 20 minutos antes de la hora programada para la entrevista.

¡SER PUNTUAL ES UNA GARANTIA DE EFICIENCIA!

Vestimenta:
Tu apariencia es importante para el reclutador, porque refleja tu presentación, seguridad, atención al detalle, aspiraciones y actitud.

¡ VISTE MODESTA Y ADECUADAMENTE ¡

Actitud:
La actitud ganadora en una entrevista de trabajo es ir con disponibilidad y apertura para hablar de cualquier tema relacionado a tu perfil, a la vacante, a la empresa o a la industria, pero siempre manteniendo un trato profesional.

¡SE HONESTO EN TUS PALABRAS!

Comportamiento:
Tu prioridad en ese momento debe ser la entrevista de trabajo.

¡DURANTE LA ENTREVISTA APAGA TU TELEFONO, NO FUMES, NO MASQUES CHICLE!

Tu objetivo:
La remuneración es un tema muy importante, no lo negamos, sin embargo tu motivación debe ser principalmente obtener el trabajo.

¡EVITA HABLAR DE SUELDO EN LA PRIMERA CITA!

El lenguaje:
Siempre debes expresarte con sencillez y educación, sin caer en lo pomposo ni en el exceso de confianza.

¡CUIDA TUS PALABRAS!

Por último:
Tú eres el responsable de crear empatía con el entrevistador. Sonríe. No solamente con el entrevistador, desde el policía de la entrada, recepcionista, hasta con el director general.